El corazón minero de Barruelo

Dentro de la ‘VI Barruelada’, los trabajadores del carbón y los vecinos se hicieron una foto-homenaje con el fin de celebrar los cien años del ‘Pozo Calero’

Siempre se refieren a ella como la localidad minera y razón no les falta. Hace una década que el Pozo Calero dejó de dar oro negro y seis años que el de Peragido dijo adiós a una tradición que data del siglo XIX y que llevó a Barruelo de Santullán a ser una gran población, aunque hoy sólo suenen las sirenas en recuerdo a la minería.

Pero los barruelanos y sus descendientes siguen teniendo un corazón minero y prueba de ello es la gran asistencia que se registró ayer para celebrar el centenario de la construcción del Pozo Calero.

Una iniciativa que se realizó dentro de las celebraciones de la VI Barruelada, una fiesta que pretende ensalzar los valores de la localidad y sus gentes de noble y franca hidalguía, tal y como reza su himno. Hidalguía fue la que mostraron ayer muchos mineros retirados que quisieron estar presentes en un pozo que les ha dado muchas alegrías como fuente de ingresos económicos, y también algunas tristezas pues fueron demasiados los que allí se dejaron la vida por culpa del grisú.

Pero ayer era un día para recordar la huella bonita que ha dejado el Pozo Calero, algo que quedó retratado para la posteridad en la fotografía tomada por el barruelano Fernando Cuevas. Está previsto que se regale una copia de la imagen a cada minero y también se facilitará en formato digital al resto de participantes.

Pero no fue esa la única actividad de la Barruelada. También fue muy emocionante el homenaje realizado a las familias mineras en el monumento ubicado en la zona de la Fuente Moragas, donde se depositó un ramo de flores.

Además durante la jornada se disputó una gymkana y se instaló una pequeña feria con varios puntos de venta y de intercambio de libros.
La cita gastronómica no podía faltar y llegó a última hora del día con el I Concurso de Croquetas Valle de Santullán. El espectáculo piromusical y la discoteca-móvil Soniluz cerraron la jornada ayer.

Los actos continuarán hoy con la apertura del recinto ferial y el intercambio de libros a las 12 del mediodía. Una hora después habrá tandas con mini-motos y a las 13,30 horas los más pequeños podrán disfrutar de varias actividades y del parque infantil con hinchables. La Barruelada culminará con una comida de hermandad a las 15 horas y los concursos de tuta, rana y futbolín.

 

Fuente: Diario Palentino