Rutas

Barruelo goza de unos alrededores dignos de disfrutar. Su orografía montañosa, sus bosques de roble y haya, y las vistas que nos ofrece desde los altos hacen de esta zona un lugar con múltiples posibilidades para la práctica de deportes como el senderismo o la bicicleta de montaña. Desde aquí te proponemos las siguientes rutas:

  • Senda de la Pedrosa
  • La mata del Fraile y el Calero de Brañosera
  • Ujapero y Cocoto. Parque Eólico El Pical
  • El Torreón. Alto de Valdecebollas
  • Cueva del Cobre
  • El Collado de Somahoz
  • Para todas estas rutas puedes consultar la Hoja 107 del Instituto Geográfico y Catastral.

Senda de la Pedrosa

Entre Barruelo de Santullán y Brañosera se encuentra un paraje natural denominado “La Pedrosa” (Coto Pedroso). La atraviesa el río Rubagón que forma a su paso saltos de agua y pozos, como los Pilones o el Calizón. Todo el bosque de La Pedrosa está poblado de robles centenarios, hayas, avellanos, abedules, sauces y especies tan originales como el mostajo, el tejo, el quejigo o el enebro. Además existe una gran variedad de arbustos que producen moras, andrinos, fresas silvestres, etc. Todos sus rincones son de gran colorido debido a los musgos, líquenes y brezos que los adornan, siendo este efecto más llamativo en otoño. Existen también en este lugar gran variedad plantas medicinales (genciana, diente de león, etc.). Durante la primavera y el otoño podemos encontrar también varias especies de setas.

Durante el recorrido de la senda, nos encontraremos con animales domésticos, tales como la vaca o el caballo y con especies salvajes como el corzo o el gato montés. Entre las aves más comunes están las golondrinas y gorriones, además de cigüeñas, águilas reales y buitres leonados.

Encontraremos también mariposas e insectos. En las aguas del Rubagón destaca la trucha común.
Durante todo el recorrido y según la época del año encontraremos muchos manantiales y alguna fuente, como la fuente de la Flor, famosa por la calidad de su agua.

El recorrido es accesible para la práctica del senderismo para personas de cualquier edad. Durante la época de invierno tendremos que tener en cuenta las dificultades que puede plantear la nieve, de la que suele encontrarse cubierta La Pedrosa durante esta estación. Es conveniente llevar calzado fuerte y a ser posible impermeable.

Este recorrido de 3 Km. 550 m. está señalizado. Comienza en el barrio San Pedro de Barruelo donde encontramos un cartel que nos indica el trazado de la ruta. Cruza la Pedrosa paralela a la carretera y termina junto a la ermita de San Roque, en Brañosera, desde donde podemos bajar a Barruelo por la carretera.
Otra posibilidad es continuar por la ruta del Calero de Brañosera, explicada más abajo.

A la senda se puede acceder también por la carretera que une Barruelo de Santullán con Brañosera, entrando a ella desde la senda de la Fuente de La Flor, también indicada. Durante todo el recorrido la naturaleza se muestra en estado puro, paseando entre bóvedas formadas por los árboles o pisando el bosque tapizado con las hojas, escuchando los sonidos de las aves o disfrutando del agua de sus hermosos manantiales.

Es un lugar de ensueño para todos los amantes de la naturaleza que debemos proteger y conservar.

La mata del Fraile y el Calero de Brañosera

Salimos de Barruelo por la parte baja del barrio San Pedro. Al final de las casas encontramos el puente de Peñacorva. Cruzamos el puente y nos encontramos un cartel que indica “Calero de Brañosera”.
Una pista de unos 4 Km. nos lleva hasta el Calero de Brañosera a través de un bosque poblado de robles centenarios, hayas, majuelos, quejigos y otras muchas especies de árboles, además de gran variedad de frutos silvestres, como moras, andrinos y ráspanos.

En el primer tramo de subida se pueden divisar unas excelentes panorámicas de Barruelo. En algunos puntos de la ruta también podemos divisar Brañosera. Continuamos por la pista que seguiremos hasta la cima, desde donde tomamos como referencia una columna eléctrica para cruzar el río y bajar por el camino que nos lleva a La Ceña, pozo del arroyo de Pamporquero que se encuentra rodeado de árboles, con unas mesas de piedra donde podemos descansar.

Desde allí podemos subir por una pista hasta el pueblo de Brañosera, y bajar a Barruelo por la carretera o por la Senda La Pedrosa.

Durante nuestro recorrido podemos ver gran variedad de animales como corzos, jabalíes o ciervos. También encontraremos aves como arrendajos, petirrojos, mirlos, etc.
La duración aproximada es de 4 horas caminando sin prisas.

Esta ruta puede hacerse también en bicicleta, con una duración de 1:30 horas aproximadamente.
Dificultad media debido al primer desnivel de unos 600 m., teniendo en cuenta la presencia de la nieve en invierno.

Al enlazar esta ruta con la Senda La Pedrosa, cualquiera de las dos puede hacerse en las dos direcciones.

Ujapero y Cocoto. Parque Eólico El Pical

Salimos de Barruelo de Santullán hasta Brañosera por la carretera comarcal que une estas dos dos localidades. Una vez en Brañosera, atravesamos el pueblo y cogemos la carretera que va a Salcedillo, a un kilómetro aproximadamente encontraremos una desviación a la derecha, donde comienza una pista hacia abajo. Nos metemos en la pista y la seguimos hasta llegar a un paso canadiense, (para el ganado) y a partir de aquí seguiremos la pista hacia arriba, dejando a un lado el monte Cotejón (1.523). Esta pista nos llevará hasta Ujapero (1.435), donde se encuentra ubicado el Parque Eólico el Pical. Continuando por la pista pasaremos El Cocoto (1.503), hasta llegar a su fin que es el collado que está en la falda del Monte Terena (1.337). Desde la falda de Ujapero hasta la subida a Cocoto iremos al lado de los generadores del parque eólico. Por la carretera que encontramos a la derecha podemos volver a Barruelo. En estos montes estuvo situado el frente durante la guerra civil y durante el camino podremos ver viejas trincheras y casamatas.

Esta ruta se puede hacer en bicicleta, debido al buen estado de las pistas, también puede hacerse caminando desviándonos algo de las pistas y cruzando el monte. La duración aproximada es de 4 horas caminando y 1:30 en bicicleta.

A través de este recorrido podremos ver excelentes panorámicas de los valles de Santullán, la Braña y sus alrededores. También podemos contemplar el vecino valle de Valdeolea, ya que en estos montes se encuentra el límite con la comunidad de Cantabria.

Encontraremos vacas y caballos entre los animales domésticos, y corzos, jabalíes, ciervos zorros y gatos monteses entre los salvajes. También veremos águilas reales, buitres leonados y gran variedad de especies como jilgueros, golondrinas y arrendajos entre otros. Entre la flora caben destacar pinos, robles y acebos, además de plantas más pequeñas como los helechos y gran variedad de musgos y líquenes.

El Torreón. Alto de Valdecebollas

Salimos desde Barruelo de Santullán a Brañosera por la carretera local que une estas dos localidades, continuamos en dirección Salcedillo y a 2 Km. de Brañosera nos desviamos a la izquierda, siguiendo la carretera de montaña llegaremos hasta el abandonado refugio del Golobar situado a 1.840 m de altitud, desde donde en poco menos de media hora alcanzaremos altitudes de 2000 m.

Allí se acaba la carretera e iniciamos a pie el sendero que sube por la ladera de la montaña junto al arroyo del Canal, hasta el collado de Sel de la Fuente que divide las vertientes de los río Rubagón y Pisuerga, desde donde podemos divisar hacia el Norte el Valle de Redondo, y al fondo la Cueva del Cobre y el Sumidero del Sel de la Fuente donde nace el río Pisuerga. A ambos lados de las vertientes se pueden observar los efectos de la erosión glaciar.

Una vez en el collado, por un sendero nos dirigimos al Alto de Canalejas(2.096) donde aún quedan restos visibles de alguna trinchera de la Guerra Civil y caminando hacia el Oeste encontraremos el Pico Valdecebollas (2.139). Durante este tramo el terreno tiene un color rojizo a causa de la existencia de minerales de hierro. En la cumbre del Valdecebollas se encuentran unos Hitos de Piedra construidos por montañeros y que se sitúan en círculo alrededor de uno mayor en el cual está el vértice geodésico. Desde aquí podremos contemplar en un día claro una inmejorable panorámica de las cumbres de la Montaña Palentina.

  • Hacia el Oeste Peña Prieta (2.359), Curavacas (2.524), Espigüete (2.450).
  • Hacia el Suroeste Peña Redonda (1.993) y la Sierra del Brezo.
  • Al Noroeste y ya en la comunidad de Cantabria Los Picos de Europa, la Sierra de Peña Labra (2.029), Tres Mares (2.175), el Cuchillón (2.172) y el Cueto Mañín (2.122) detrás de los cuales se encuentra el Valle de Suso y la estación de esquí Alto Campoo.

En dirección suroeste descenderemos hasta Cueto (2.083), desde donde podemos llegar a Pamporquero, lugar de paso entre los valles de Mudá, Castillería y Brañosera. Desde allí podremos divisar el caserío de alguno de sus pueblos. En este punto nos encontraremos con varias pistas de uso ganadero, continuamos por la primera a nuestra izquierda, que desciende en dirección Este por el Valle de Pamporquero. A media ladera el camino se divide en dos, por la derecha la pista nos llevará a Barruelo a través de un bosque de haya y roble; por la izquierda tomando como referencia la línea eléctrica de alta tensión, el camino nos vuelve a Brañosera enlazando con la ruta del Calero de Brañosera.

La vegetación mas abundante es el brezal piornal o escobas. Las laderas de los valles están ocupadas por bosques de hayas y robles.

Esta ruta es de aproximadamente 12 Km. La duración es de 4-5 horas con una dificultad media-alta. Se puede practicar durante todo el año, con las limitaciones que impone la nieve y el clima de invierno. También hay que contar con las nieblas que se cierran rápidamente en cualquier época del año y nos pueden desorientar dificultando el regreso.

Cueva del Cobre

Salimos de Barruelo de Santullán dirección Brañosera por la carretera comarcal que une estas dos localidades. Llegados a Brañosera nos dirigimos a Salcedillo y antes de llegar cogemos el primer cruce a la derecha para tomar la carretera de montaña que nos lleva al refugio de El Golobar. Aquí acaba el trayecto que podemos realizar en automóvil, como en la ruta anterior.

Cogemos la pista que se ve de frente y subimos hasta el collado y después al Sestil Alto (2.040), una vez allí se coge una senda a la derecha que desciende por el Valle, hasta llegar a varios grupos de rocas grandes que ya podemos divisar desde el Sestil Alto.

En el primero y más pequeño de los grupos de rocas encontramos la Cueva del Cobre a 1.775 metros de altitud, y el sumidero del Sel de la Fuente, donde nace el río Pisuerga, donde podemos observar manifestaciones de glaciarismo cuaternario. A ambos lados se distinguen las morrenas y los efectos de la erosión glaciar.

El interior de la Cueva del Cobre está formado por una Galería principal, que está recorrida por el río y varias laterales una de ellas de gran longitud.

La vegetación predominante es el brezal piornal y algunas especie alpinas propias de la cordillera.
Esta zona es una de las pocas de toda la península que esta habitada todavía por osos pardos. Además hay lobos, jabalíes, venados y corzos. Entre las aves destacan los buitres leonados y las águilas reales.
La duración es de 4 horas aproximadamente con una dificultad media-alta.

Su recorrido se puede hacer durante todo el año, aunque en invierno con la nieve presenta muchas dificultades siendo necesaria una gran experiencia y conocimiento del terreno. También hay que contar con las nieblas que se cierran rápidamente en cualquier época del año y nos pueden desorientar.

Si contamos con un vehículo de apoyo, es muy interesante la posibilidad de evitar la subida de nuevo al Sestil siguiendo la dirección del río Pisuerga, que nace en la cueva, hasta la población de Santa María de Redondo.

El Collado de Somahoz

A unos 8 Km. de Barruelo de Santullán por la carretera comarcal que nos lleva hasta Reinosa se encuentra Valverzoso, pueblo desde el cual podemos acceder a la ruta de “El Collado de Somahoz”.

Saliendo de Valberzoso por la carretera P-2041 aparece de frente el collado formando una gran U entre Peña Ensillada y Peña Castrillo. A 1 Km. del pueblo, y después de traspasar el límite con Cantabria, nos desviamos por una camino a la derecha. A unos quinientos metros hay un cruce, le cogemos por la derecha por un camino que bordea un robledal y desciende hasta el río Camesa. Allí nos encontraremos con el puente romano de Rojadillo, si descendemos hacia el río. Desde el puente salen dos caminos, uno va hacia el pueblo de Salcedillo, el otro sigue el curso del río. Entre los dos se encuentra la Calzada Romana, de la que solo son visibles algunas losas, ya que está cubierta por el brezal. Para seguir la ruta, debemos continuar por la derecha hasta traspasar una cerca ganadera que sigue el trazado del límite con Cantabria y nos servirá de guía hasta Somahoz. Salimos a la carretera P-2204 y a pocos metros, bien conservado, podemos ver un tramo de la Calzada Romana. La vuelta hasta Barruelo se puede hacer por carretera que conduce a Salcedillo. En el collado hay una Laguna y desde allí podemos divisar los valles de la vecina Cantabria.

Esta ruta es de aproximadamente 14 Km. ida y vuelta. La duración es de 5 horas sin dificultad. Se puede practicar durante todo el año, con las limitaciones que impone la nieve y el clima de invierno.

Desde Valberzoso hasta el puente de Rojadillo existe un espeso bosque de roble albar. El oso pardo tiene en estos parajes su límite en la Cordillera Cantábrica, y podemos encontrar también jabalíes, zorros, lobos, corzos, ciervos, gatos monteses, buitres leonados, alimoches y águilas reales.